Algunos apuntes sobre indicadores culturales, esos 'Monstruos S.A.'

L'estraperlista

A muchos gestores se nos ponen los pelos de punta cuando terminamos una actividad y llega el temido momento de la verdad, ese tiempo dedicado a valorar cómo funcionó nuestra propuesta, a evaluar la continuidad de una actividad o rellenar con datos una justificación de ayuda económica: nos topamos con los malditos indicadores, esos parámetros, numéricos, en su mayoría, que nos suenan a lata, pero de los que casi nunca nos podemos librar, como las pesadillas recurrentes, algó así como con los Monstruos S.A.

Armándome de valor asistí a un taller sobre Indicadores Culturales conducido por Jaume Colomer, una de los mejores especialistas en análisis de públicos, planificación en artes escénicas y otras rarezas, para ponerme al día, aprender más e intentar aplicar esos conocimientos a proyectos que están en camino. Gracias a sus exposiciones, a mis compañeros de taller, técnicos municipales de cultura, y al intercambio de experiencias y reflexiones, pude hacerme una idea mucho más amplia y práctica del tema… !Y la verdad es que al final resultó muy interesante!

Es por eso que me gustaría compartir algunos puntos de reflexión, propuestas e ideas que fueron surgiendo a lo largo de esos días y que también, como nos pasó a nosotros, puedan aclarar e incluso mejorar el conocimiento que tenemos sobre la evaluación de un proyecto cultural y hacerlo menos farragoso:
 

Los beneficios de la evaluación.

La importancia de los indicadores consiste en que con un análisis inicialmente objetivo, podemos valorar propuestas que responden a la aplicación de las políticas culturales del organismo correspondiente, y disponer de elementos que, con contenido contrastado, justifiquen las acciones que se tengan que realizar, sea la continuidad de algunos proyectos, su adecuación o su desaparición. La evaluación permite dar cuentas a la dirección estratégica para que continúe apoyando el proyecto (...)


Llegiu tot l’article a: l'estraperlista