Informe sobre el estado de la cultura en España 2014. La salida digital

Enrique Bustamante; Fernando Rueda, Coord. | Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas

Para realizar este informe, se ha contado con la participación de una quincena de analistas, al tiempo que se han consultado diversos anuarios de entidades públicas y privadas y se ha realizado una encuesta a más de un centenar de expertos y agentes culturales de todos los sectores, que han calificado con un 4,5 de nota media las políticas culturales en España, frente al 5,1 otorgado en 2011, es decir un suspenso alto frente al aprobado justo de entonces.

En particular, las caídas más pronunciadas de calificación y el top ten inverso, de notas más bajas se centra en las cuestiones relativas a las políticas públicas culturales internas y de proyección y cooperación internacional, mientras las puntuaciones más optimistas recaen en la respuesta al reto digital y en el papel de las pymes en los nuevos escenarios. 

Datos sobre el estado de la cultura

El consumo cultural se ha desplomado en los últimos cinco años hasta los 12.261,7 millones de euros facturados en 2013, que contrastan con los 16.963 de 2008., lo que representa un descenso del 27,72%. El sector cultural representa entre el 3,5% y el 4% del PIB estatal.

En 2012 habían 110.619 empresas culturales, y en 2013  han desaparecido más de 2.000 de ellas. Más de la mitad de esas empresas no tiene asalariados y en el transcurso de un año se han reducido en 3.337.  Crecen levemente en el último año las compañías de entre uno y cinco empleados (32.963 en 2012 y 34.681 el pasado año), pero no se consolida ni una sola nueva gran empresa de la industria en el sector (se ha de contar con 28 compañías de más de 500 empleados a 27). Un dato que tiene su reflejo en la cantidad de empleos relacionados con la cultura, que van desde los 591.200 puestos de trabajo de 2008 hasta los 485.300, casi 106.000 menos.

Solo la balanza comercial arroja números positivos, puesto que el descenso de las exportaciones hasta los 703,4 millones de euros se compensa con la mayor bajada de las importaciones, que alcanzan un valor total de 666,9 millones, fijando un superávit de 36,5 millones en 2013.

Según la Fundación Alternativas, los datos se deben a unas políticas culturales insuficientes, al "desastre" del IVA cultural y la caída generalizada de las ayudas a la cultura, ya que la Administración General del Estado ha recortado en un 50% su aportación, las comunidades autónomas hasta un 70% y solo los grandes municipios mantienen relativamente su inversión, con un descenso del 20%.

El número de representaciones escénicas ha descendido en los últimos cinco años un 30,4%, con un 34,3% menos de asistencia y un 24,7% menos de facturación–en danza la bajada recaudatoria es de un 50%-, lo que ha obligado a cerrar salas y compañías. Los datos resultan aún más dramáticos en la industria musical, donde el consumo se ha reducido un 56,2%, mientras que ni el gran año del cine español sostiene a la gran pantalla, que pierde un 28,9% de asistencia, un 20,1% de recaudación y un 19,2% de sesiones. El videojuego y el libro también caen un 47% y un 40% respectivamente. Por el contrario, se ha registrado un "incremento notable" del consumo de televisión con más de un 7,5% y el de la radio con un 6,7%.

El desplome generalizado de la cultura alcanza incluso a algunas de las grandes instituciones. Así, las pérdidas del Instituto Cervantes alcanzan los 19,1 millones de euros, 6,34 en el caso del Teatro Real, 6 el Museo del Prado, 3,4 la Biblioteca Nacional y 1,16 el Museo Reina Sofía.

Los autores del informe afirman que "el futuro de la cultura es irremediablemente digital" por lo que abogan por "preparar el terreno, con estrategias privadas pero también con políticas públicas indispensables, para que los países periféricos al mainstream global, potenciado por las nuevas redes, puedan mantener posiciones de relieve en términos económicos pero, sobre todo en presencia y visibilidad cultural en relación a la diversidad mundial".

En este punto, otro dato preocupante que revela el informe es que el acceso a Internet es del 56% en España frente al 65% de la UE y que, en 2014, el acceso de los hogares a la Red ha retrocedido un 2%. Precisamente, este acceso se realiza en un 85% a través del móvil y en un 73% desde el ordenador.

Propuestas

El informe también cuenta con una serie de propuestas. En el sector del libro, el informe dice que la puesta en marcha de "plataformas tecnológicas de préstamo digital, tanto en bibliotecas públicas como en universidades, posibilitará que los servicios públicos de lectura mejoren y se adapten al nuevo ecosistema, y por otro, que se dinamice el sector editorial y librero al incorporar presupuestos de compra de productos digitales, obviamente junto a los de papel".

En el ámbito de las artes escénicas, se propone un nuevo modelo de política cultural "que regenere el sistema entrópico escénico", al sustituir las medidas de apoyo y subvenciones a corto plazo por el fomento programas y proyectos escénicos a largo plazo, que incluyan, sobre todo, mecanismos de evaluación de impacto social; mientras que para los museos y centros de arte aboga por reforzar los mecanismos de cooperación con otras instituciones del mismo sector, así como empresas tecnológicas y el resto de agentes sociales, entre otras.

En cuanto a la música y la industria fonográfica, reclama un "apoyo público decidido" en favor de los festivales o la promoción descentralizada de las salas de conciertos; y en cinematografía y producción audiovisual aconseja un incremento del sistema de apoyo y protección del cine español, en especial con ayudas a la exportación y a proyectos de distribución audiovisual en Internet, favorecer la presencia en los festivales y mercados de compra-venta internacionales, y apoyar proyectos de distribución en la red para fomentar las compras globales, entre otros puntos.

Finalmente, en cuanto al ámbito de cooperación cultural internacional, el informe denuncia la falta de un modelo propio estatal en este terreno y su dispersión orgánica, agravada además por la crisis. En este sentido, propone un incremento sustancial de la Ayuda Oficial al Desarrollo que vuelva a incluir la cooperación cultural y un nuevo plan estratégico de medio y largo plazo. Asimismo, aboga por recuperar la presencia en los organismos multilaterales de la cultura.


PDF Informe sobre el estado de la cultura en España 2014: la salida digital


Inicia sessió o registra’t per enviar comentaris